Data Science, Big Data y Business Intelligence. De la Ciencia de Datos a la Inteligencia de Negocios

05 / 07 / 2019

Los datos son información de primera importancia. Recopilarlos, organizarlos y analizarlos es clave para el conocimiento y la innovación.

data science big data business intelligence

El mundo del siglo XXI es el mundo de la información, es decir, el mundo de los datos, los macrodatos y el conocimiento.

Durante los años más recientes el incremento y la explosión de datos ha generado desafíos en términos de almacenamiento, seguridad, valoración y uso. En la actualidad, contar con la capacidad para recopilar, seleccionar, organizar, analizar e interpretar toda esa información es imprescindible en prácticamente la totalidad de la actividad humana.

Ante este panorama, en la Maestría en Análisis y Visualización de Datos Masivos te contamos qué son exactamente la Data Science, la Big Data y la Business Intelligence. Adicionalmente te indicamos cuál es el perfil del profesionista en esta área y qué le espera a esta disciplina en México.

Ciencia de Datos, Big Data e Inteligencia Empresarial: los datos en la creación del conocimiento

La Ciencia de Datos o Data Science es una ciencia interdisciplinar basada en el análisis de datos. El objetivo de la Ciencia de Datos es la generación de valor a partir de la recopilación, la clasificación, la visualización y la interpretación de los datos. Responde a hipótesis, proporciona información y genera conocimientos novedosos.

Aunque el científico de datos o data scientist es un profesional predominantemente técnico, su relevancia y su carácter interdisciplinar permiten que la Ciencia de Datos llegue a profesionistas de aquellas áreas en las que los datos son primordiales.

En este sentido, la Ciencia de Datos se encuentra abierta a cualquier profesionista en disposición de integrar conocimientos y habilidades en el área de las matemáticas, el cómputo e incluso la comunicación.

El data scientist es un apasionado de las matemáticas, la estadística, la programación, las bases de datos, la visualización y la elaboración de informes. Si a esto se añade un conocimiento profundo del área a la que corresponden los datos, el científico de datos cuenta con la posibilidad de tomar las mejores decisiones y de esta manera innovar.

Por su parte, Big Data es el concepto que hace referencia a un volumen amplio y complejo de datos cuyo procesamiento establece un problema tecnológico. La también llamada inteligencia de datos o macrodatos requiere respuestas relacionadas con su almacenamiento, distribución, análisis y visualización. En términos de herramientas, demanda equipos que trabajen de manera simultánea para poder procesar volúmenes de información inaccesibles de cualquier otra manera.

En cuanto a la Business Intelligence, se trata de una disciplina plenamente relacionada con la Ciencia de Datos y la Big Data. Su objetivo principal es el análisis de datos en el entorno empresarial con la finalidad de permitir la toma de decisiones y, por lo tanto, la optimización de los productos o servicios.

big data data science business intelligence

Los datos: el petróleo del siglo XXI

La noción de que los datos son fundamentales para la construcción del conocimiento y la implementación de todo tipo de estrategias reside en la base del progreso y el desarrollo humanos.

En los últimos años, sin embargo, el crecimiento de Internet ha confirmado la necesidad de idear, desarrollar e implementar las herramientas adecuadas para administrar una cantidad de datos inédita y de proporciones gigantescas.

De acuerdo con Statista, uno de los portales web más importantes en materia de estadística, la cantidad de datos generados a nivel mundial hasta 2015 fue de 12 zettabytes (ZB). Debido a que el crecimiento de los datos es exponencial, se calcula que en 2025 esta cifra llegará a la cantidad de 175 ZB, escalando a 2142 ZB en 2035.

Sin ir demasiado lejos, tan solo en 2018 la cantidad de datos creados fue de 33 ZB. Es decir, el equivalente a 660 mil millones de discos Blu-ray de 50 gigabytes, 330 millones de discos duros de 100 terabytes o 33 millones de cerebros humanos, calculando para cada uno de ellos una capacidad de 1 petabyte.

Esta situación pone en evidencia que los datos y su volumen son cada vez más importantes y que su conocimiento e interpretación es estratégica en cualquier área.

La investigación científica, la medicina, la administración pública, el desarrollo urbano, la planificación de estrategias comerciales o la optimización de recursos son sólo algunos de los campos o las aplicaciones en las que el conocimiento de los datos masivos resulta decisivo.

Científico de datos: la profesión del presente

Si el crecimiento de datos a nivel mundial es exponencial, la demanda de profesionistas en el área corre con la misma suerte.

De acuerdo con el Estudio de Remuneración 2018-2019 de Michael Page México, las Tecnologías de la Información ocupan entre un 40 y un 50% de la oferta laboral en el país.

Según este mismo reporte, los sectores que más demandan profesionistas especializados en las distintas áreas de la tecnología son el retail, la banca, la fintech y las startups, concentrándose geográficamente en ciudades como la Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey.

En el caso del Data Scientist y el Gerente de Business Intelligence, el informe indica que se trata de profesionistas con grandes oportunidades de desarrollo en empresas de mediano y gran tamaño, con remuneraciones que van de los 70 mil a los 110 mil pesos mensuales.

En lo que a responsabilidades laborales se refiere, el científico de datos cuenta con la posibilidad de desempeñar distintos roles, entre los que destacan Chief Data Officer, Data Analyst, Big Data Visualizer, Big Data Engineer, Big Data Researcher y Business Data Analyst. Puestos laborales con vacantes actualmente disponibles pero cubiertos con gran dificultad.

En México la Ciencia de Datos, la Big Data y la Business Intelligence integran lo que se conoce como Cuarta Revolución Industrial o Industria 4.0. Una oportunidad de oro para el país. Y, al mismo tiempo, un nuevo yacimiento de petróleo: los datos.

Comparte esta noticia