Mi testimonio como docente en UNIR México

docente de UNIR Mexico

MCES. Mayli López Rodríguez

Colaboro en UNIR desde los comienzos de las Maestrías en México y me parecieron sumamente interesantes algunas cosas que comparto con ustedes.

Normalmente cuando nos contratan como docentes asesores en cursos a distancia, el trabajo que hacemos se centra fundamentalmente en corregir y en UNIR México no es así. Hay libertad de cátedra, ya que se nos involucra desde el enfoque, diseño e implementación de cada materia, aportando, revisando y actualizando contenidos adaptados a la realidad de los estudiantes, es decir, se nos brinda la oportunidad de enriquecer la materia de acuerdo a nuestra experiencia y eso es muy enriquecedor. El trato para ello es cálido y por supuesto eso hace que te sientas como en casa.

Una segunda ventaja en la que creo es la de tener un acercamiento presencial virtual a manera de videoconferencias es un plus, tanto como estudiante como docente; esto significa que hay un acercamiento real y eso favorece la interacción con los estudiantes, ya que permite cercanía y humanidad a nuestras clases, pese a ser en línea; aquí se tiene la ventaja de la on line y también de la presencial.  Se pueden hacer maravillas en este espacio, pero particularmente creo que las clases presenciales hacen que el aprendizaje se socialice y por tanto sea más permanente.

Al tener actividades sincrónicas favorece un mejor seguimiento sin que el docente asesor tenga que estar “persiguiendo” a los estudiantes. El trabajo de motivar e interactuar de una manera más social la tiene el profesor-tutor, quien está al tanto de las necesidades, así como de transmitir un sentido de permanencia al alumno, cuestión que se complica en la enseñanza on line.

Se puede trabajar con foros y uno puede enriquecer los contenidos adaptándolos al grupo, siendo tan significativa la actividad como uno desee, porque crear presencia y percibir el contacto del maestro en pocos espacios on line se logran, y justamente UNIR México lo consigue.

Ahora bien, ya como docente dentro de la academia, pese a que no necesariamente se cuenta con una participación única en el tiempo-espacio, se crea un ambiente muy agradable y se aceptan las propuestas que los docentes hacemos lo cual brinda la oportunidad de círculos virtuosos.

Honestamente, creo que es un gusto y un privilegio colaborar con una universidad joven con un gran futuro, con modelo educativo excelente y sobre todo una operación que con sinceridad será punto de lanza para la Educación de México y España.